Otoño e invierno: puesta a punto de nuestra piel

13 diciembre 2011

Vivimos en Málaga, ciudad de luz y ciudad de sol.

El sol, bendito sol que hace que liberemos melatonina, que crea cuando incide sobre la piel vitamina D, que nos protege de la depresión, que nos hace liberar endorfinas es además responsable directo del envejecimiento de la piel:

  • La capa externa de la piel (epidermis) disminuye
  • La piel se arruga, por pérdida de colágeno y elastina. Se hace más flácida
  • Aparecen manchas pigmentadas
  • Las glándulas sudoríparas son menos activas y la piel más reseca.
  • La circulación sanguínea se reduce
  • La renovación celular es más lenta

Dr. Juan José Rizo Alfaro

El Dr. Juan José Rizo Alfaro es especialista en Medicina Familiar y Comunitaria. Médico miembro de la Sociedad de Medicina Estética de Málaga, es Director Médico de Clínica Dermonova.

La excesiva exposición solar produce elastosis solar, lesión de las fibras de colágeno y elásticas y puede parecer 10 a 20 años más vieja que la edad cronológica.

Por tanto una piel envejecida:

  • Es más seca, no sólo por falta de agua sino de otros elementos como aminoácidos y proteínas.
  • Se oxida en un proceso debilitador de las paredes celulares provocado por radicales libres que destruyen el colágeno y la elastina.
  • La renovación celular es más lenta.

Plan de otoño e invierno para mejorar la salud de la piel:

  1. Realizamos una higiene y limpieza de la piel
  2. Aplicamos una substancia química diferente según el tipo de piel para provocar un Peeling. Es ideal el ácido ferúlico que además de acelerar la renovación celular es eliminador o limpiador de radicales libres.
  3. A los 15 días aplicaremos, por su poder regenerante Luz Intensa Pulsada que estimula la producción de colágeno y cierra los poros.
  4. Practicaremos una mesoterapia con una mezcla que contiene ácido hialurónico (por su poder hidrófilo provoca hidratación permanente), proteínas precursoras de formación de colágeno y vitaminas.