Diario SUR;

 

¿A qué se debe el boom de la ginecología regenerativa?

Este boom se debe sin duda a que esta especialidad ha surgido para tratar un campo de la salud de la mujer muy necesario y que, a día de hoy, se encontraba sin abordar.

En términos prácticos, ¿en qué puede ayudar a las mujeres y qué patologías trata?

Para mí, esta especialidad ha aparecido para el tratamiento de dolencias y síntomas que ha sufrido la mujer durante mucho tiempo desde el silencio y a los que no se les ha dado voz. Dicho silencio se ha mantenido por el tabú que aún existe relacionado con la sexualidad y el placer de la mujer. A nivel social se han normalizado también muchas de estas afecciones vinculándolas a una etapa concreta de la vida de la mujer haciéndonos creer que era lo que nos tocaba vivir.

Creo que una de las grandes finalidades de la ginecología regenerativa es romper este silencio ofreciendo grandes alternativas de tratamiento para que la mujeres disfrutemos de nuestra salud íntima y de nuestra sexualidad mejorando nuestra calidad de vida.

Por ello abordamos de una forma integradora, desde dificultades sexuales como el vaginismo y la dispareunia, hasta patologías que aparecen como consecuencia del paso del tiempo como la atrofia vaginal y la incontinencia urinaria entre otras.

Las patologías de la piel de la vulva como el liquen escleroso, van a tener su propio espacio dentro de esta especialidad.

La cirugía reparadora vulvar y perineal como la labioplastia o la perineoplastia, también forma parte de nuestro campo de abordaje siempre que sea necesaria.

Realmente, ¿cuál es el origen de esta nueva especialidad de ginecología?

Esta nueva especialidad emana de la medicina Regenerativa y la Estética, entidades de las cuales adquirimos técnicas innovadoras con grandes resultados al ser aplicadas en el área genital femenina. Esto hizo posible, a través de un manejo integrativo desde la ginecología, la aparición de la Ginecología Regenerativa.

Se ha oído hablar, de forma progresiva, del láser ginecológico CO2, ¿de qué trata precisamente esta técnica tan novedosa y en qué casos es recomendable?

El láser ginecológico es una tecnología que nos permite mejorar las características de la mucosa vaginal. Mejora el balance de las fibras de colágeno y elastina así como la cantidad de vasos sanguíneos del tejido reafirmándolo.

Por ello con el láser ginecológico podemos tratar con grandes resultados la atrofia y la sequedad vaginal y la incontinencia urinaria.

Además la terapia láser mejora la calidad de la piel de la vulva siendo interesante su uso en patologías ginecológicas que afectan a esta zona como el liquen escleroso vulvar.

El láser ginecológico es también una gran herramienta para la cirugía de la hipertrofia de vulva y por ello también lo usamos en la labioplastia.

¿Qué porcentaje de éxito tienen estos nuevos tratamientos?

Podemos afirmar que el grado de satisfacción de nuestras pacientes con el uso de estas terapias es muy elevado.

Es importante destacar la necesidad del uso de tecnologías y terapias certificadas y que éstas sean realizadas por un profesional con experiencia para obtener los mejores resultados.

Existe un alto número de mujeres con incontinencia urinaria, ¿hay algún tratamiento eficaz ante este preocupante problema o aún está en fase de investigación?

La incontinencia urinaria es una patología muy frecuente que reduce la autoestima y la autonomía de la mujer que la padece.

Las terapias regenerativas mejoran la incontinencia con muy buenos resultados pero la realidad es que aún no podemos hablar de la curación de esta patología con este tipo de procedimientos. Por eso es muy importante valorar cada caso de forma individualizada para poder plantear unas expectativas reales y duraderas con nuestros tratamientos.

Según su experiencia, ¿cuál es la patología ginecológica más atendida en sus consultas?

En mi caso realizo consultas muy variadas de nuestra especialidad.

La sequedad vaginal, la incontinencia urinaria, la necesidad de reposición hormonal, el vaginismo, la vestibulodinia, el liquen escleroso y la hipertrofia de vulva forman parte de mis consultas habituales.

La atrofia vaginal y la dispareunia es una patología muy frecuente en la menopausia y poco profundizada desde la ginecología general y que afecta a muchas mujeres. Desde la ginecología regenerativa y la Sexología planteo un abordaje diferente con maravillosos resultados.

Destacaría una patología de la piel de la vulva muy incapacitante para las mujeres que la padecen como es el liquen escleroso vulvar. Esta patología de base autoinmune afecta a un gran número de mujeres y se encuentra muy infradiagnosticada. Al romper las barreras físicas con la posibilidad de la vía online, recibo consultas de mujeres de diversos países. Sin duda el diagnóstico precoz de dicha patología y el manejo desde las terapias regenerativas, es el futuro para el abordaje del liquen escleroso vulvar.

Con la vista puesta en el futuro, ¿piensa que esta nueva especialidad quedará establecida en nuestra sociedad?

Esta especialidad ha llegado para quedarse. Nuestras terapias se encuentran también en un avance continuo.

Necesitamos más conocimiento de los profesionales generales sobre estas terapias para fomentar la derivación y más información para la población.

Desde la ginecología regenerativa podemos aportar mucho para mejorar la calidad de vida de las mujeres y para que todas seamos más felices y libres.

 

Enlace directo a la mencionada entrevista del Diario SUR

SÍGUENOS en Instagram o Facebook, no puedes perderte nuestras publicaciones diarias para estar informad@ entre otras muchas cosas de nuestros tratamientos y combinaciones de tratamientos estrella, secretos para cuidar tu piel y tu figura a tu medida…

Deja un comentario:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *