Rompiendo mitos en torno al uso del botox

A pesar de ser uno de los tratamientos más efectivos para reducir las arrugas, el bótox sigue siendo aun objeto de cierta desconfianza. Esto se debe, en gran parte, al desconocimiento y la ingente cantidad de mitos que circulan de boca en boca. Sin embargo como vamos a ver, el bótox, cuando es aplicado por un profesional aporta muy buenos resultados de forma segura.

Cuando hablamos del bótox nos referimos a la toxina botulínica, una neurotoxina producida por una bacteria (clostridium botulinum, la misma que causa el botulismo) que tiene la propiedad de producir parálisis muscular. Esta propiedad es usada en dermocosmética para inhibir el movimiento muscular por relajación. Al aplicarlo, los músculos no se contraen y se reducen de forma considerable las líneas de expresión.

Esta forma de actuar ha dado origen a la creencia de que el bótox reduce la capacidad de gesticular, y por tanto, la expresividad del rostro. Sin embargo, eso sólo ocurre cuando es aplicado en grandes cantidades, y en general, por gente no cualificada; de ahí que sea importante que los tratamientos a base de bótox sean realizados en centros especializados y por médicos titulados.

Javier Gaite Thode

Javier Gaite Thode, es dietista especializado en terapia antienvejecimiento. Su principal objetivo es promover unos hábitos de vida saludables como medio para alcanzar la salud y lograr la longevidad, y también promover una adecuada comprensión de la ciencia. Creador del blog: www.nutricion-antiedad.com

Una aplicación de bótox suele durar varios meses y sus efectos empiezan a notarse a partir de las 24 horas. En cada aplicación se inoculan dosis muy pequeñas de toxina butolínica, de ahí que no suela presentar efectos secundarios. En algunos casos puede producirse un pequeño hematoma en el punto de la aplicación que suele durar unas pocas horas y que puede ser corregido perfectamente con maquillaje. Los mejores resultados se obtienen en las arrugas del entrecejo, patas de gallo y arrugas horizontales de la frente.

Debido a su eficacia y escasos efectos secundarios, el bótox ha ido ganando terreno a otras técnicas más invasivas y traumáticas, como el lifting. El simple hecho de ser un procedimiento que se administra mediante inyecciones y la ausencia de cuidados postoperatorios, hacen de la administración de bótox uno de los tratamientos para la reducción efectiva de arrugas más empleados en la actualidad.

Exfolia tu piel y saca a relucir su lado más joven

Uno de los secretos para tener la piel en buen estado es la exfoliación. Al exfoliar eliminamos las células muertas de la piel que se han ido acumulando como resultado de la renovación celular. A su vez, la exfoliación acelera este proceso y permite activar la circulación, reducir el aspecto de manchas y cicatrices y suavizar la piel. La exfoliación también permite que los principios activos de las cremas se absorban mejor y ejerzan con más eficacia su acción.

Javier Gaite Thode

Javier Gaite Thode, es dietista especializado en terapia antienvejecimiento. Su principal objetivo es promover unos hábitos de vida saludables como medio para alcanzar la salud y lograr la longevidad, y también promover una adecuada comprensión de la ciencia. Creador del blog: www.nutricion-antiedad.com

La exfoliación puede ser de dos tipos: química y mecánica. La exfoliación química comprende el uso de ácidos y preparados enzimáticos y debe ser realizada por un profesional. Por su parte, la exfoliación mecánica se lleva a cabo mediante cosméticos granulados, guantes de crin u otros procedimientos como la dermoabrasión. Este tipo de exfoliación es la más frecuente y debemos realizarla semanalmente como parte de nuestra rutina de cuidados para la piel.

Según el tipo de piel que tengamos, exfoliaremos con mayor o menor frecuencia. Las pieles normales tendrán suficiente con una exfoliación semanal. Las pieles grasas y mixtas necesitarán al menos tres exfoliaciones semanales con un gel suave, sin embargo si estas son de tendencia acnéica se debe evitar, ya que podría irritarse la piel. Las pieles secas y sensibles se beneficiaran de una exfoliación semanal, aunque aquí es importante remarcar el uso de exfoliantes formulados con ingredientes suaves y emolientes.

Además, debemos de tener en cuenta que conforme envejecemos la regeneración celular se hace más lenta, por eso la piel necesita exfoliaciones más frecuentes que la ayuden a estimular este proceso. Dos exfoliaciones semanales con productos específicos para pieles maduras será suficiente.

Tras exfoliarnos debemos usar una crema hidratante que contrarreste la irritación producida. Esto es especialmente importante si vamos a tomar el sol, ya que la exfoliación deja la piel más sensible a los rayos ultravioleta; en ese caso usaremos una crema con suficiente protección solar.

La constancia será nuestro mejor aliado, de nada servirá exfoliarnos si lo hacemos de forma muy espaciada. Debemos ser persistentes e incluir esta rutina de belleza en consonancia con nuestro tipo de piel, sólo así nos beneficiaremos de todas sus bondades.

Protege tu piel del duro invierno

Como todos los años por estas fechas, el frío llega con fuerza y amenaza con destruir la salud de nuestra piel. Aquellos que tengáis la piel grasa o mixta quizás notéis más sequedad de lo normal, y no digamos ya los que tengáis la piel seca. El frío también hace que nuestra piel se torne pálida y quebradiza. Estas agresiones son debidas al menor aporte de oxígeno y nutrientes que la vasoconstricción causada por el frío produce. Esta situación se ve empeorada por una mayor dificultad para producir sebo y sudor con normalidad.

A pesar de ello, se puede lucir una piel en buen estado siempre que tomemos una serie de medidas encaminadas a proteger la piel de las duras condiciones invernales.

Las zonas del cuerpo que más suelen sufrir durante el invierno son la cara y las manos, ya que están más expuestas. Por eso la primera medida a tomar, por muy evidente que parezca, es hacer uso de guantes y bufanda, de esa forma estaremos reduciendo la zona expuesta al frío.

También es adecuado nutrir bien la piel con cremas que aporten una dosis extra de hidratación. Al igual que los esquimales untan su piel con grasa de ballena o foca para proteger la piel del frío, nosotros también tenemos ungüentos encaminados a tal fin. Una buena estrategia es usar cremas nutritivas orientadas a pieles secas o cremas de noche (cuya concentración de nutrientes es mayor que las cremas de día) en cualquier momento del día que sintamos la piel seca y tirante. Su poder hidratante es mayor y compensará la sequedad que el frío produce en la piel.

Tampoco debemos olvidarnos de los filtros solares. El hecho de estar en invierno no es excusa para no protegerse de los rayos ultravioleta. Estos actúan durante todo el año, por lo que nunca debemos prescindir de cremas con filtros solares.

Javier Gaite Thode

Javier Gaite Thode, es dietista especializado en terapia antienvejecimiento. Su principal objetivo es promover unos hábitos de vida saludables como medio para alcanzar la salud y lograr la longevidad, y también promover una adecuada comprensión de la ciencia. Creador del blog: www.nutricion-antiedad.com

También debemos prestar especial atención a los sistemas de calefacción, los cuales roban la humedad de la piel tornándola aun más seca. Lo ideal es estar en casa con un jersey y no subir la calefacción a más de 20º C.

A la hora de ducharnos en esta época del año podemos pecar de usar agua demasiado caliente. Esto puede llegar a traumatizar a la piel y hacer que los vasos sanguíneos se rompan. Lo ideal es usar agua tibia, y a continuación, aplicarse una crema nutritiva en todo el cuerpo.

Y ya por último, no nos olvidemos de tomar suficiente agua. La hidratación comienza por dentro, si no nos hidratamos de manera óptima y bebemos al menos 6 vasos de agua al día, nuestra piel quedará más expuesta a la deshidratación del invierno.

Poner en práctica estas medidas hará que nuestra piel no sufra tanto y quede radiante para la llegada del buen tiempo.

Recordando a… Greta Garbo


En los años 20 la euforia que desencadenó la Primera Guerra Mundial provoca los primeros indicios de la liberación femenina.

Los vestidos se hacen más cortos y dejan por primera vez al descubierto las pantorrillas y las rodillas, escotes amplios, desaparecen las mangas, flecos y amplias boquillas para que las mujeres fumen en público, melenas a lo “garçon”, zapatos y medias como protagonistas. El estilo art-decó impera e influye en la manera de vestir, en joyas y accesorios.

Coco Chanel instala en 1920 la primera casa de modas de París.
La mujer de los años 20 es transgresora y atrevida.

El maquillaje es fuerte, cutis claro, ojos sombreados en negro y coloretes en redondo, boca pequeña y oscura, en granate o rojo, en forma de corazón, cejas rectas o caídas arqueadas y muy finas conseguidas con depilación.

La década de los años 30 estuvo marcada por la Gran Depresión y el Crack de Wall Street. Estar a la moda era un lujo. La mujer se tuvo que incorporar al mercado laboral. La ropa se hizo más cómoda. Se tendía a marcar la cintura y a entallar la figura. El largo de las faldas y vestidos cayó hasta los tobillos.


El traje de chaqueta llegó a ser el más utilizado en las calles. Coco Chanel siguió siendo una diseñadora clave en esta época.
El cabello corto dejó de estar de moda y regresaba una tendencia más femenina con cabello más largo, más claro, brillante y con ondas.

El maquillaje da una imagen con más glamour. La boca sigue siendo estrecha pero más natural. Las cejas se arquean subiendo y levantando los ojos. Aparece el eye-liner muy fino y sombras en la cuenca del ojo.

El cine en los años veinte era mudo. En 1927 se estrena la primera película sonora: El cantor de jazz. Aparece el sonido y la catástrofe para muchos actores y actrices que no pudieron superar la prueba. Sin embargo una figura del cine mudo no sólo la supera sino que el cine sonoro hace que se convierta en auténtica estrella. Greta Garbo triunfa con el film sonoro: Anna Christie (año 1930). Afianza su leyenda con Mata Hari, La reina Cristina de Suecia, Anna Karenina, Camille, Grand Hotel.

Estuvo nominada a los Oscars en cuatro ocasiones pero nunca lo consiguió. Ella escribió: “La vida sería maravillosa si supiéramos que hacer con ella”.
Atormentada e infeliz se retira en 1941 con su última película La mejor de las dos caras. Tenía 36 años.
Su rostro está considerado como el más perfecto que haya pasado por la pantalla. Su belleza es intemporal. Con su languidez, fotogenia extrema y su sonrisa apenas esbozada, refieren que desprendía un erotismo incomparable, quizás estimulado por su vida ambigua y emocionalmente agitada.

Dr. Juan José Rizo Alfaro

El Dr. Juan José Rizo Alfaro es especialista en Medicina Familiar y Comunitaria. Médico miembro de la Sociedad de Medicina Estética de Málaga, es Director Médico de Clínica Dermonova.

De ella escribió un crítico del New York Times: “De un rostro de estructura clásica surgían esos grandes ojos, luminosos que expresaban una emoción limitada pero intensa”

Línea perfectamente dibujada de mentón, mandíbula y pómulos. Su cara podría ser la obra esculpida de un gran artista que quisiera plasmar el rostro idealizado y fantástico de una esfinge mítica.

Por eso la llamaron La Esfinge Sueca.
Por eso la llamaron La Divina.
Murió en Nueva York, a la edad de 84 años

 

 

Fuente de las fotografías:
Retrato de Greta Garbo como Susan Lenox en 1931: Wikipedia
Greta Garbo como Ninotchka y Melvyn Douglas: Wikipedia

Cómo combatir la aparición de pecas

Afectan a muchas personas de raza blanca y casi todos las tenemos en alguna parte de nuestro cuerpo. Las pecas, conocidas en terminología médica como efélides, no son más que concentraciones irregulares de melanina, un pigmento producido por unas células de la piel (los melanocitos), que al igual que el proceso de bronceado, se produce en respuesta a las radiaciones ultravioletas del sol. Suelen aparecer en la niñez, especialmente en personas con predisposición genética, y se van desvaneciendo en la edad adulta. A pesar de que una gran concentración de pecas puede suponer un problema estético, son inofensivas.

Javier Gaite Thode

Javier Gaite Thode, es dietista especializado en terapia antienvejecimiento. Su principal objetivo es promover unos hábitos de vida saludables como medio para alcanzar la salud y lograr la longevidad, y también promover una adecuada comprensión de la ciencia. Creador del blog: www.nutricion-antiedad.com

Aun así, es importante señalar que las personas con predisposición a tener pecas son más susceptibles a las quemaduras solares y al cáncer de piel, por lo tanto estas personas deben ser más escrupulosas con el cuidado y la protección de la piel.

Si tenemos en cuenta que el proceso de bronceado es un mecanismo de defensa que la piel usa para protegerse de las agresiones de los rayos ultravioletas, y que las pecas se producen por el mismo mecanismo, entenderemos porque el uso de protección solar puede reducir su aparición: un estudio demostró que los niños que tienen tendencia a tener pecas desarrollan de un 30-40% menos cuando son tratados diariamente con protectores solares con un factor de protección solar de 30.

Una vez que ya han aparecido las pecas sólo pueden reducirse de forma efectiva mediante tratamientos profesionales, como los peelings químicos de fenol (también conocido como ácido carbólico), un tratamiento que produce un aclarado permanente en la piel que también es usado para reducir otros trastornos pigmentarios, las arrugas, las lesiones del acné, las cicatrices y estrías. Un tratamiento muy completo que ayuda a tener la piel más bella y en buen estado.