Acaba con la cuperosis que enrojece tu piel

26 enero 2012

¿Tienes la piel fina, sensible y además puedes ver pequeñas ramificaciones de capilares a través de ella?, probablemente tengas cuperosis, una afección estética producida por la dilatación de los capilares que irrigan la piel.

Javier Gaite Thode

Javier Gaite Thode, es dietista especializado en terapia antienvejecimiento. Su principal objetivo es promover unos hábitos de vida saludables como medio para alcanzar la salud y lograr la longevidad, y también promover una adecuada comprensión de la ciencia. Creador del blog: www.nutricion-antiedad.com

Estas ramificaciones de capilares, llamadas telangiectasias, suelen aparecer normalmente en pómulos, mejillas y aletas de la nariz, aunque pueden darse también en cualquier parte del cuerpo. Su aparición es consecuencia de una mala circulación sanguínea del retorno venoso.

La cuperosis puede aparecer en personas de piel sensible genéticamente predispuestas que enrojecen con los cambios de temperatura, las emociones, la ingesta de alcohol, el propio envejecimiento, deficiencias de vitamina K, tratamientos de cortisona, etc.

La forma más efectiva de hacer frente a esta afección es mediante el láser en cabina. Esta técnica incide selectivamente sobre los vasos sanguíneos que provocan la lesión vascular y los corrige sin afectar a los tejidos y estructuras adyacentes; de esta forma se deja intacta la piel y su pigmento. Es un método efectivo y seguro y en pocas semanas se obtienen buenos resultados.